De Mendoza a Malargüe, y de Malargüe a San Rafael.

Queridos amigos, lectores y familiares, aquí una vez más los hermanos en ruta, (sin disputa) dispuestos a contar las nuevas aventuras que van sucediendo en este viaje. Iker a las teclas…
¿Por dónde nos quedamos? Ah si! Estábamos a punto de irnos a Malargüe… Bueno pues ahora estoy escribiendo desde San Rafael… jejeje Estos hermanos no paran. Empecemos.

Domingo día 13, tras andar una vez más por Mendoza capital camino a la terminal de Omnibus para hacer la locura y pillar los billetes a Malargüe, decidimos pasarnos por un evento que un cartel anunciaba, era en una de las plazas del centro de la ciudad. Se llamaba el día Z o algo así… Resulta que había conciertos y tal y cómo no, aquí los hermanos haciendo un esfuerzo sobrehumano, allí estaban. ¿Que nos encontramos? Gente joven, ambiente, y muy buena onda. Los conciertos fueron cayendo poco a poco sin grandes alardes, hasta que llegó la sorpresa de la noche. Ya estando en el público veíamos cómo que había movimiento de un grupito de Ska que parecía que iba a tocar en ultimo lugar…
El concierto empezó y cómo ya supondréis, la petaron. Y lo digo en serio, una banda con actitud, letras y ritmos pegadizos, buen rollo y muy buena música.

Nos sorprendieron gratamente, el ska, todavía tiene cosas para decir, no se queda solo en los cuatro ritmos con los que nos han machacado. Después del concierto, pillamos al guitarra por banda, le dimos palique y una pegatina de los HR, jejeje, un saludo desde aquí para la banda. Hablando con él nos recomendó una zona de bares que resultaba estar súper cerca del Hostel… Eso era lo que buscábamos!!! El día anterior fuimos a la parte de discotecas…lejísimos… y era una basura… Estaba bien si… Pero si te gusta eso… Me ahorraré descripciones más detalladas jejej. El caso es que fuimos donde nos dijo el guitarra y vimos las salas de conciertos y los bares guapos, íbamos a ir a un concierto pero lo dejamos para la próxima visita, que ya era demasiado para un domingo.
Después de esto nos retiramos al Hostel y descansamos para la próxima aventura, el viaje a Malargüe. Resulta que el viaje son 6 horas de bus y nosotros cómo empiezo a pensar que no estamos muy bien, pillamos el billete para la 6:30 de la mañana, así llegábamos pronto y nos daba tiempo a mirar todo con calma, comer en un parquecito y tirar para el Hostel.

05:00 Am Suena el despertador… Bajamos, desayunamos, recalentamos unos spaguettis que habían sobrado, les añadimos un poquito de orégano y…

Endika: -¿Qué hacemos Tartaro? ¿Pillamos un draper de aquí o que?

Iker: -¿Qué dices?

Endika:-¿Y si no dónde los llevamos?

Endika:-Lo que vamos a hacer es pillar la caja de plástico dónde vienen las medias lunas del Carrefour, y lo metemos ahí.

Presentando así la candidatura a grifotada del mes jajaja, los espaguetis metidos en la caja de plástico vaya tela…Ya veréis las fotos. Bueno, continuo que me lío.
Pues resulta que habíamos pedido el taxi para las 06:00,  y llegó a las 05:25… Al final tuvimos que correr cómo locos para que no se fuera y a las 05:55 ya estábamos en la terminal, al rato subimos al bus y a la carretera.
Una cosa curiosa es que los buses de aquí van de lujo, son buenos, confortables y no muy caros con buenos asientos y amplios. Al rato de partir, a eso de las 09:00 nos trajeron un pequeño desayunito, que constaba de Té y alfajores.. El camino genial, el Tartaro y yo mano a mano, en la Ruta de nuevo, hablando, contando chistes y locuras varias. Cómo no, también hubo momentos para escuchar la música del Altiplano que nos pasó Gustavo…

A ver si encuentro algún video en youtube para que lo escuchéis por que merece la pena. Y después de un porrón de horas llegamos a Malargüe.  La idea era llegar y comer en un parque unos bocatas de Salami que tenían una pinta tremenda y acercarnos al Hostel city para que nos dijeran cómo llegar al Eco Hostel… Y una vez allí empezar nuestro retiro espiritual.
Tras comer en la plaza central del pueblo, una plaza gigante con montón de césped y agua y fuentes por todos los lados, fuimos al Hostel.

Y nos dicen que en el Eco no había sitio, (cuando nosotros habíamos avisado que íbamos a ir, pero bueno…) Una vez más cambio de planes… otra vez a surfear. En fin… ¿Nos quedamos aquí, no? Venga va… Nos instalamos y una vez más el Hostel estaba vacío… (es lo que tiene la temporada baja) Sólo había otro chico, German, natural de Baires, con el que estuvimos compartiendo habitación los dos días que estuvimos allí. Después de ir a hacer compras fuimos a dar una vuelta por el pueblo, y aunque estábamos un poco decaídos ante el cambio de situación nos gustó bastante.

Al día siguiente después de leer el correo de nuestra querida Fer por tercera vez, salimos a la calle con otro aire, felices, dispuestos a adaptarnos una vez más a los cambios. La tarde anterior habíamos estado buscando excursiones para hacer, puesto que si no, no hay mucho que hacer allí.  Así que a las 10:00 salíamos en una furgona, camino a La Cueva de las Brujas, a 75 km de Malargüe. Durante el trayecto nos dio para todo, aunque los ánimos estaban más altos que el día anterior, seguíamos con cierta conmoción ante tantos imprevistos y cambios. Resultó ser (y en esas seguimos) que este viaje, que se planteaba cómo una aventura de tinte épicos, (ir a Valparaíso, cruzar los Andes, llegar Isla de Pascua en barco) esta siendo una aventura, también con tintes épicos, pero a nivel personal. A veces nos viene a la cabeza lo que decía Josu:

“Podréis recorrer el mundo, podréis visitar los monumentos más copados, pero no conoceréis la belleza si no aprendéis a reconocer vuestros sentimientos, si no llegáis a la cumbre del sentido. Allí donde descansan las pasiones y dejas de ser humano para empezar a ser pasión.”

Así que con esas ideas en la cabeza y el corazón cada vez más pleno nos internamos en la aventura de La cueva de las brujas.
Resultó ser una experiencia increíble, por supuesto antes de entrar estuvieron los típicos problemas del fotógrafo aventurero, ¿Qué objetivo me llevo?
Vaya tela para decidirlo, resulta que el recorrido era bastante largo y había que pasar por sitios a rastras y tal. Pero ni corto ni perezoso, monté el objetivo más grande y aparatoso, por que la verdad, con el otro no hubiera conseguido sacar nada.

Una vez pertrechados con el casco y la bombilla en la frente nos internamos en la cueva. Fue una gran experiencia, turismo activo se podría decir, por que a diferencia de las cuevas de Nerja por ejemplo, aquí estas metido de verdad en la roca, en la montaña, la única luz es la de la linterna y la de la bombilla de la cabeza… De verdad que es toda una experiencia vivir eso, el recorrido, duró una hora y media más o menos, y bueno, una vez visto, hay que decir, que merece la pena, ¡Madre mía nos metimos por unos sitios!Y yo con la cámara… ya veréis las fotos ya…

Después de eso fuimos a comer y más tarde a la cascada “Manki Malal” que en Mapuche (la lengua que hablaban los indios) significa algo así como Lugar de Cóndores. Allí nos atendio José Luis, un guía genial que nos fue contando y explicando la formación geológica del lugar, la fauna etc… Al final llegamos a la cascada, y nos subimos hasta arriba!! Jaja, hasta detrás de la cortina de agua… Menudas fotos, ya las veréis, pido paciencia por favor.


Ya después de eso, nos fuimos al Hostel, pasando por la terminal a comprar los billetes, para dar el siguiente paso, el viaje a San Rafael (otra vez para arriba, unas dos horas y media)

De Malargüe a San Rafael

Resultó que como la carretera esta mal hacía abajo, para ir a Bariloche había que subir de nuevo cómo mínimo hasta San Rafael. Así que a la mañana siguiente a las 11:40 o así nos subíamos otra vez a un colectivo que nos dejaría en San Rafael, cuidad turística por excelencia con gran reputación en deportes de aventura. ¿Por qué? Por que tiene la represa de Valle grande y el lago Valle grande, dónde se hacen todo tipo de actividades, rafting, rappel, cool river, kayak…De todo. Así que para allí fuimos, lo curioso es que ya teníamos un Hostel apalabrado, pero la noche antes de salir de viaje se me ocurrió buscar “opiniones” en Google… Y vaya tela, el Hostel que parecía el paraíso resultaba que era un agujero pero de los buenos, así que por estas casualidades mágicas de la vida, descubrí el Hostel Shanti, que es desde dónde escribo ahora. Que decir… Aquí encontramos por fin lo que íbamos “buscando”


Buen rollo, buenas instalaciones, buen clima, los dueños súper agradables, un lujo vamos. El Hostel lleva abierto cómo 3 meses, y esta todo impecable y cuidadísimo, para desayunar pan casero… Mogollón de duchas, aseos y lavabos, (todo bien limpio!) Un Hostel cómo dios manda, cómo tiene que ser, hecho con amor y cariño. Y menuda cocina! Esto si que es una cocina equipada! Un horno semi industrial, cacerolas, sartenes, tostador… Estanterías, platos, todo bien ordenado y listo para disfrutar, así da gusto!! Una de esas sucursales del paraíso que tan bien escondidas están.

Aquí con los dueños del Hostel antes de irnos hacia nuevas aventuras

Además esta cerca de la zona de bodegas, así que allí fuimos los Tartaros a conocer de primera mano la historia de la familia “Iselin” Que contaremos más adelante por que si no esto se nos va de las manos… (pero prometemos contarla porque vale la pena)

 

Mas tarde otra vez al súper y a cenar, menudos bocadillos de tortilla que preparamos!! Legendarios! Ahí ya empezamos a hacer confianza con unas chavalas de la provincia de Buenos Aires (que es más grande que España) Y nos estuvieron contando lo de los deportes de aventura que hay para hacer y tal. Así que a la mañana siguiente (jueves) después de dejar preparada la cebolla para las empanadas que pretendíamos hacer para cenar (Si, empanadas argentinas, cómo las de Salta) Nos fuimos al centro pillamos el bus a Valle grande y una hora después llegábamos a la parte preparada para hacer cool river. El tema es que la carretera iba subiendo y subiendo y no sabíamos bien donde nos teníamos que bajar así que jugándonosla, vimos el cartel de Extremo y nos bajamos… Serían cómo la una y media o por ahí. Todavía no habíamos comido y la chica nos ofrecía hacer la actividad 20 minutos después… Tras reflexionar un poco decidimos esperar un rato, comer con calma, aterrizar y luego ya tirarnos río abajo. Después de comer volvimos y justo acababa de salir un grupo. “no pasa nada chicos tienen acceso a la piscina si quieren” ¿Cómo? Jajajaja La verdad que la espera fue bastante cómoda, palmeras, piscina, tumbonas, solecito, y el río al lado, increíble.

(en esta parece que voy en bolas jeje)

Al rato, después de contarle a la chica nuestro proyecto (una chica muy maja, que había estado en italia trabajando nos contaba, un abrazo desde aquí!!!) empezamos a prepararnos para “El descenso por el rio Atuel”.

El cool river es algo así como una colchoneta en forma de herradura, de uso individual, el material es el plástico duro que se usa para hacer las canoas del rafting.
La verdad esta bastante guapo, por que te sientes súper seguro en la colchoneta, el río tiene buen caudal y la actividad se hace bastante adrenalínica. El recorrido que hicimos tenia 7 km y duraba una hora y media más menos. Es una experiencia bastante guapa, tirarte por un rio de unos 7 metros de ancho con un casco, salvavidas, camiseta térmica y un cool river mola mogollón.

(el cool river es la balsita esa en la que pone “eyen”)

Una vez acabado el recorrido te van a buscar y te suben en furgoneta hasta el punto de partida, pero nosotros queríamos hacerlo un poco más rutero así que les dijimos que nos dejaran allí, tras despedirnos y hacernos una fotos con la guía que nos acompañó en la bajada (un abrazooo!!) y su compañero, emprendimos la ruta hacia abajo, a unos 4 km  nos esperaba el parque aéreo Euca.

Cómo es una carretera únicamente transitada por los de las excursiones y turistas hicimos dedo para bajar hasta el sitio, tras un rato nos pararon una chicas del pueblo  “Lili y Beba” Que estaban estudiando para guías de rafting, súper majas, en un momento se creo muy buen rollo, lástima que durará tan poco el trayecto, un saludo desde aquí a las dos!!! Nos dejaron en el parque pero no pudimos entrar… Una lástima… No pudo ser por que no daba tiempo a hacer todo el recorrido, de todas formas, nos mostraron las instalaciones y el equipamiento. Increíble, todo de marca… De las mejores, Petzl, Mamut… Cómo nos acordamos del Gecu!
Al final después de un rato volvimos a la ruta pero esta vez nos separaban unos 30 km hasta el pueblo…  Y para tomar el colectivo faltaban 3 horas, así que sin disputa emprendimos el camino de bajada, haciendo dedo una vez más… La gente no nos paraba pero estábamos plenos, contentos de poder vivir ese momento de una manera tan relajada y tranquila, andando, disfrutando del paisaje… Lo que es viajando…

Sabíamos que antes o después llegaríamos a San Rafael, y hacía buen día así que… Ya al rato me dio la locura y saqué la bandera,  para que no se diga!! Y al poco nos paro una Fiat nuevita con un chico, le dijimos que a San Rafael y nos contestó con un “suban, suban” Así que con él nos fuimos hasta San Rafael, por el camino hablamos un poco de todo, de Argentina, de Mendoza, de España, de los Hermanos en Ruta… Además, trabajaba en Vialidad Nacional, los que hacen las carreteras! Y estuvimos hablando de las rutas, del turismo… De todo un poco, una muy buena conversación. Llegamos a la ciudad y nos dejó, desde aquí muchísimas gracias por bajarnos Gerardo, un fuerte abrazo!!!
Y allí estábamos, a una hora perfecta con una tarde perfecta, en pleno San Rafael, ¿y que nos encontramos? Un locutorio!! era el momento… Vecinas!!! Jajaja que sorpresa se llevo Manuel (el hermano de Fer) cuando le dijimos que éramos nosotros, estuvimos un rato hablando con el y con Eugenia. La verdad que fue una alegría llamarles y compartir ese momento tan dulce. Cómo no, también llamamos a Aita y Ama, que a estas alturas puede ser que ya anden en la conquista de Buenos Aires… Luego llamamos a Fer que estaba en la tiendita jejeje, fue re-movilizante hablar contigo Fer, de verdad que lo necesitábamos!! Que sensación más bonita el volver a escucharte!!! Ya después de la ración telefónica volvimos al Hostel para enfrentarnos a nuestro próximo reto: Las empanadas argentinas.

Llegamos bastante cansados pero ahí nos pusimos al tema. La cebolla ya la teníamos preparada, faltaba trocear el tomate y el queso, para después montar las empanadas y cenar…
Éxito total!!! Aunque tardamos un poco en cocinarlas, nos quedaron de lujo, allí estábamos mano a mano con Maru, una de las chicas de Buenos Aires que estaba en el Hostel, enseñándonos a hacer el cierre “Repulgue” súper típico argentino. Y al rato por fin nos sentamos a cenar en último lugar, lo bueno fue que a las chicas noruegas les había sobrado ensalada y nos la dieron y a las de Buenos Aires, arrocito, así que como teníamos tomate y queso de sobra, lo echamos a la ensalada y madre mía!!! Menuda triunfada pegamos! Quedaron solo 3 empanadas de 12!!! Después de cenar nos juntamos todos en la sala y echamos una partidita a un juego como el Risk, pero que aquí se llama T.E.G (Plan táctico y estratégico de la guerra) Vaya tela, nos lo pasamos de lujo luego ya estuvimos de charleta hasta las tantas, como siempre salio de todo que si la música, las fotos, argentina, la vida… Fue una gran charla y un gran rato, que gusto poder compartir!!! Un fuerte abrazo para las tres, Maru, Ani y Colo!!!!

Aquí cuando ya se iban

Eso han sido más o menos estos días, en los que, como siempre, hemos aprendido un montón.

Pero me queda algo por decir… En el rato antes de hacer las empanadas, decidimos algo… algo que cambia totalmente el viaje, por fin tras debatirlo y rumiarlo mucho, lo decidimos.
Nos vamos a Bariloche!!!! La suiza de Argentina! Jajajaja.
Esta noche a las 00:05 Pillamos el bus, son 12 horas, unos 1300 km… Se nos ha ido la olla! Esta mañana nos hemos ido al centro y lo hemos hecho oficial, hemos comprado los billetes y esta noche salimos!!! Menudo locurón! ¿Aguantaremos? ¿Nos volveremos locos?

La decisión ha sido algo dura, porque la vuelta hacía arriba va a ser larga… Pero nos hemos tirado, porque… Nos encantaaaaaaaaa!!!!!

Intentaremos actualizar antes que si no se nos acumula y no puede ser…
Un abrazo enorme a todos!!!

Os queremos!!

Iker – Endika

Anuncios

6 comentarios (+¿añadir los tuyos?)

  1. Fer
    Mar 19, 2011 @ 03:56:18

    Sisisi!! BA-RI-LO-CHE!!
    Increíble lugar, se van a quedar impactados! No olviden visitar el Nahuel Huapi y las mil y una casas chocolateras Endi 😉 (Yo les recomiendo “El reino de chocolates” mmmm… “Y después me contás”)
    A seguir experimentando en estas hermosas tierras muchachitos y que el viaje continúe siendo guiado por la pasión que los caracteriza. Si que están en la cumbre del sentido…

    Mi corazón los acompaña.
    Los quiero chicuelos

    Responder

  2. Mª Carmen
    Mar 21, 2011 @ 17:36:57

    Esoooo es ,sois los mejores, a disfrutar de la aventura si señor que os lo mereceis, valientes e intrepidos aventureros.
    Un abrazo chicos
    MªCarmen

    Responder

  3. MULLOR
    Mar 25, 2011 @ 10:11:47

    JOEEER, CON EL JOSU, QUÉ RAZÓN TIENE!!

    Responder

  4. Trackback: Trabajando… « Hermanos en ruta
  5. denise
    Abr 09, 2011 @ 01:02:24

    hola hermanitos como estas q buenas fotos la mia y la de mi bote el kyak espero q la hayan pasado bien muchos abrazos desde san rafael un placer conocerlos… buen viaje

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: