El saco de mis sentimientos

 

Podréis  recorrer mundo, podréis visitar los  monumentos mas copados, pero  no conoceréis la belleza si no aprendéis a  reconocer vuestros sentimientos  si no llegáis a  la
cumbre del sentido allí donde  descansan las pasiones y dejas de ser humano para empezar a ser pasión, disfrutemos por  cada vez que  se rompan los esquemas, cada vez
que se quiebren los andamios de esta vida que creemos tan solida por el futuro que nos forjamos, estudiando y trabajando duro para  un día poder comprar todo  el carnaval de
cachivaches que no llegaran a hacernos  felices, oh  amigos míos no teman a a la crisis pues la única crisis que  importa es la que habita en el alma y de esa ya aprendimos
bien a combatirla, riéndonos de pena y llorando de alegría.

Podría contaros  muchas aventuras, muchas situaciones, muchos  goles encajados a la vieja  Babilon, muchos paraísos descubiertos, pero nada  de esto engrandecería mis letras tanto como  dejar que la tinta fluya por los rincones mas  altos  de la consciencia y  del sentido, me enorgullezco de mi gente, de todos  los que en algún momento pasaron por mi vida, algunos de ellos quedaron y otros se fueron pero  de todos aprendí a saborear la luna y a aliñar  con nuestras sales el barro, espero no caer  mas en lo burdo, en lo fácil, en los  te quiero sin sentido  y en las melodías  engañinas, quiero despertarme sintiendo el frío en mis brazos y  mi piel erizada  por los sueños, acostarme  en  las esferas del amor  y despertarme en medio de la noche entre los círculos de mis sentimientos, quiero seguir siendo inmigrante a placer sin buscar moneda pero buscando  los anhelos de mi alma que son los que me hacen rico los que coronan de oro la vida  y sin mas rodeos os envío mis mejores vibraciones y espero que estas letras no os dejen indiferentes, incendiar vuestros corazones y cuidar la llama hasta el fin .

EL  DEL MEDIO , EL NIETO DEL LUTE .

Josué Gonzálvez. 07/02/2011

 

Te queremos Josu!

 

Anuncios

Y como vino se fue

Así es, la delegación argentina de Hermanos en Ruta, contará desde hoy sábado dia 19 de Febrero con un miembro menos. Josu, después de tres meses de aventuras desventuras y muchas locuras, parte de nuevo para España. Así, de un día para otro tomó la decisión de que tenía que bajarse del barco, justo en la cresta de la ola. Sin esperar a que rompa en la costa, Josu cómo Hermano en Ruta valiente que es, una vez más apuesta por su corazón, por escuchar sus latidos y seguirlos sin dudar.

Es una partida, si, aunque no una cualquiera, mira desde dónde y hacia dónde, una de las cosas de las que te das cuenta al salir de tu casa, de tu entorno, y de tu país, es de que ya no tienes limites… Tu limite es el mundo, todo está a tu alcance, así que imaginaros a Josu con esto en la cabeza. Quien sabe hacia dónde le llevará la ruta!

Pues así están las cosas, hoy se pira, a darlo todo. El miércoles vino a despedirse con Oxanduburu, su colega de la pensión de Córdoba. Aqui estuvieron, fuimos haciendo la ruta de despedidas, y al final del todo cómo no, acabamos dónde las vecinas. Josu aprovechó para comprarles unos bolsos y bufandas para su familia, triunfo asegurado.

Vaya tela con las vecinas, a ver si hacemos unas fotitos del material y os lo enseñamos por que vais a flipar. Un poco más tarde aún con las palabras de las  vecinas resonando en el alma, llegábamos a la central de omnibus de Capilla. Tras las últimas bromas risas fotos y locuras, Josu se subía al colectivo Sarmiento camino a Córdoba.

Vaya tela, aqui aun estamos medio convalecientes de este “golpe al tablero” por así llamarlo, aunque en realidad más que un golpe es una especie de conmocion, de algo bueno que se presenta ante tí, sin que lo puedas remediar, es en esos momentos cuando das gracias a esta vida, das gracias de ser quien eres, de ser un hermano en ruta y de haber elegido vivir así por que sabes que estas en la ruta adecuada, siguiendo el camino, un camino plagado de cosas maravillosas.

Aquí una de ellas, Josu en la pensión con su colega el Pichi con una remera del deportivo de Córdoba, y, ¿Que señala Josu con el dedo?

Y que más da si la ruta que nos separa es la ruta que nos junta, si este camino siempre compartido a veces nos junta y a veces nos separa, si nos hemos visto aqui, en Argentina, y Dios sabe dónde nos reencontraremos.

Gracias por todo Josu, de todo corazón, en este viaje, cómo siempre hemos aprendido muchisimo, todo lo que nos has enseñado… Madre mía, en fin hermano, desde aquí, desde el Capilla que te vio llegar e irte, Un abrazo enorme de la familia en Ruta, nos veremos en próximos episodios!!!!

 

Te queremos!!!