Hibernando

Hola gente, familia y amigos!!!

Estos son los Hermanos en Ruta, emitiendo desde Capilla!!!
Mucho tiempo ¿verdad? Pedimos disculpas por la demora, y es que, estamos viviendo unas semanas de inesperada (pero disfrutada) tranquilidad…
Casi por primera vez en el viaje, estamos con todo el tiempo libre, ni a escalada estamos yendo, y la verdad esta siéndonos útil un poco de espacio.
Ya hace un año que llegamos (como bien hemos celebrado) y viene muy bien poder reflexionar sobre  lo que hemos hecho, sobre España, sobre lo que haremos… Un poco de introspección invernal se podría llamar.

Invernal si, como me imagino que sabréis aquí es invierno, aunque a nuestro favor podemos decir que no esta siendo muy severo. Han habido como unas dos semanas de frio, que a golpe de hacha y chimenea hemos combatido como expertos, ¡menudo calor que hemos tenido en casa! Jeje, el ambiente hogareño que no falte, además ama trajo la churrera de España, y con la harina de aquí salen unos churros como los de la abuela, que da gusto!! Así que estamos como queremos! : )

Incluso uno de esos días de frio… ¡Nevó! No mucho, pero fue una sorpresa, no nos lo esperábamos, porque aquí no llueve mucho, y fue un puntazo, ver un poco de paisaje blanco, aquí os dejo algunas fotos de testimonio:

Después de eso, los días despejados están imponiéndose, y el sol calienta que no veas! Da gusto pasear y estar fuera de casa, parece primavera!
Aprovechando uno de esos radiantes días, y que Mauricio y Mirta (padres de Moira) andaban de visita, hicimos un asado, que ya hacía tiempo…

Aquí tenemos a Mauricio, experto parrillero, que nos dió algunos consejos sobre las técnicas habituales.

En esta podemos ver el asado en proceso. Que constaba de 4 tiritas de asado (en el centro) Un poco de chancho, y chorizo criollo del bueno.

Aquí estoy yo, poniendo cara de estar aprendiendo : P

Y aquí, aplicando la teoría, extendiendo un poco las brasas.

Así es como se aprende, a pie de parrilla, jejeje.

Ahí, reteniendo conceptos!

Ya con todo terminado, faltaba celebrarlo y sentarnos a la mesa. Un abrazo para Mauricio, Mirta, Moira y Gustavo!!

Así están las cosas, aunque en teória es invierno, esto parece primavera, estamos teniendo suerte. En cuanto a vosotros lectores, ¿que tal el verano? (se nota un poco de envidia? jeje)
¿Vacaciones? ¿estudios? Esperamos que vaya todo bien.

Un fuerte abrazo a todos, y a disfrutar de agosto!!!

Partimos

Escribo somnoliento, son las siete y veintisiete del viernes veinticinco.
Como ya sabeis, estamos en Bariloche, un trozo de nosotros se queda aquí, no puede ser de otra manera, nos ha cautivado…
Pero ayer nos toco empezar a despedirnos, así que donde mejor que en el lago, nos dimos una pequeña remojadita de pies, el agua estaba helada… Pero se disfruto mucho. Volvemos a casa. A nuestra realidad en Capilla, llevamos toda la semana calculándolo, ya esta bien de bajar no? En la ribera del rio me quede un rato solo, en la playita, Iker se fue a hacer fotos y yo empecé a pensar “El próximo lo hacemos más largo, ya seguiremos, que buenos los viajes que se hace la gente a lo loco” Y entonces dije… Nos vamos al Calafate, ya volveremos.
“Iker” Le miré, “Iker…” Le aguante la mirada y no hizo falta decir más “¿nos bajamos no?” me dijo, jajaja, nos entendemos.
Así que a las 9 pillamos un bus y en 27 horitas de nada, a las 13 del sábado llegamos al Calafate
Love of lesbian tocan en Londres, ayer vimos que Zahara esta allí, que va a ir a verlos… Que buenos son
y he soñado con Zahara y todo, jaja, que locura. Esta bien hacer arte, hacer música, nosotros estamos viajando, la verdad es lo que queremos hacer en este momento…
Nos vamos a los glaciares…
Buenos días!

El día a día en Capilla del monte, “Juanjo, asados, y pasta casera: La buena vida”

Buenas a todos!!! ¿como va la cosa?

Bueno bueno bueno, espero que vaya todo bien, seguro que si. Aquí continuo con otro capítulo de la serie “El día a día en Capilla del monte” Resulta que hace un par de semanas, estábamos Iker y yo ayudando a Juanjo, me explico; Juanjo, hijo de Mario, son los que llevan el Hotel Appeninos de Capilla, y tenemos mucha amistad con toda la familia (creo que alguna vez ya os lo hemos comentado). El caso es que hará ya dos o tres semanas, Juanjo nos pidió que le ayudáramos con una obra: esta arreglando la parte de alrededor de la piscina y nosotros le ayudamos a echar el hormigón, es decir hacerlo y echarlo, la verdad es que entre los tres acabamos bastante rápido, nosotros hacíamos la mezcla y el la iba echándo, cuando pillamos el ritmo, la cosa cundió y se nos hizo bastante ligera. Esto sería no se… igual hace ahora tres semanas, y a la semana siguiente o así nos volvió a llamar, para lo mismo, pero otra parte de la casa. Era hormigón para hacer una cimentación de un muro que esta levantando. Y lo mismo, una vez que cogimos el ritmo, Iker y yo preparando “maquinadas” que dicen aquí y el echando el hormigón, la cosa avanzó rápido. Pero esta vez, nuestro querido Juanjo nos quiso invitar a un asado… Si señor, pensábamos Iker y yo, porque, puntualizo, asado, lo que aquí se conoce como asado, solo hemos comido una vez, uno de los primeros días en Tucumán, con Joaquín y sus amigos, que estaba bueno, pero al ser tantos y venir gente a última hora, como que pudo ser mejor… Bien, esta vez era en familia, Juanjo, Sole (pareja de Juanjo, una chica que es todo alegría) Iker y yo. Mientras hacíamos una de las últimas maquinadas, Juanjo empezó con el fuego, para que fuera haciendo brasa. Os explico, aquí los asadores están divididos por dentro: unas tres cuartas partes del ancho son para la parrilla, y, divido por un murito de ladrillos queda el otro cuarto, en el que se hace el fuego. Las brasas de este fuego, se van llevando con una pala a la parrilla, y tienes por un lado el fuego, que no para de hacer brasa, y por el otro la parrilla, en la que vas renovando las brasas, es un sistema que funciona muy bien. Al terminar con la cimentación, Juanjo se fue a comprar, (el fuego ya llevaba un rato así que ya estaba bien avanzado) Sole llegó en bici y nos contó aventuras. Llego Juanjo y a una hora decente, serían sobre las 2 o así, no muy tarde,  las brasas ya estaban preparadas, y empezamos con la carne. Tira de asado, le llaman aquí, son las costillas, pero cortadas diferente a España, no se explicaroslo pero bueno, ese es el concepto. También hicimos chorizos y morcillas (diferentes a lo que estamos acostumbrados, pero muy buenos) (Nada que ver con la morcilla de Burgos jejeje 😛 ) Estos no tenían complicación, ir girando y ya esta. La carne también es fácil de hacer, lo mismo, ir girando, el detalle que nos comentaba es que la salan con sal gruesa, y la carne va absorbiendo la sal que necesita, luego cuando esta hecha, la agitas y la sal sobrante cae… Una cosa curiosa, y la verdad es que quedo en el punto de sal, ni mas ni menos. Para acompañar el asado, sea de lo que sea, se hacen ensaladas, siempre, comas más o menos carne, pero siempre hay ensalada. Esta vez la hice yo, nada del otro mundo, lechuga y tomate creo que llevaba, lo que la hizo argentina fue que la aliñamos con vinagre de alcohol, un vinagre que no había probado, no tiene sabor raro ni nada, pero el sabor que le da es como… No se, el sabor de ensalada argentina, jeje. La verdad es que el que hayan ensaladas se agradece mucho, porque la comida se hace mucho más digestiva.
Bueno, y al rato empezamos a comer… Dios! Allí estábamos los hermanos en ruta F L I P A N D O, jejeje, no, pero de verdad, la carne estaba deliciosa, blandita blandita, bien de sabor… No se explicarlo, pero se salía de todas partes, acompañando con la ensalada, se hacía fácil comerla, y no costaba repetir… En cuanto a la bebida, aquí se acompaña con Coca-cola “Coca” que dicen ellos, de primeras Iker y yo íbamos a por una botella de agua, pero no! Estamos en Argentina con un auténtico asado… Hagámoslo bien, el asado con “Coca” para beber jejeje. “La buena vida” Nos decía Juanjo que llamaba él a esto, y es cierto, es la buena vida… Esto era sábado, y en la sobremesa, salió el tema de la pasta, Mario nos contó que Juanjo sabía hacerla, porque había trabajado nosedonde… El caso es que le preguntamos “Claro claro, es muy fácil…” En un momento nos contó la receta, que, si, como decía Juanjo, no era tan difícil. “Podemos hacerla mañana si quieren” Iker y yo, dudamos algo menos de un segundo… “Si, vale, que vengan también Miguel y Lola” y ya estaba liada!

El domingo a la 1 del mediodía o así ya estábamos los hermanos en ruta en casa de Juanjo otra vez, jejeje. La receta es fácil, 100 gramos de harina y un huevo por persona, agua se añade si es necesario, y si queremos pasta de colores sustituimos uno de los huevos por zumo; de remolacha para pasta rosadita, de espinacas para pasta verde, etc… Puede hacer falta otro huevo, o más agua, se va viendo y se añaden. Nosotros le pusimos zumo de remolacha, y quedaron como rosas, parecían piezas de carne… La cuestión es amasar, y allí estaba Juanjo enseñándonoslo, se mezcla todo y se amasa, se amasa y se amasa, hasta que queda bien, con cuerpo, se amasa y se amasa, hasta que no se pega, el color es homogéneo y la textura también, algo así, jejeje. Luego viene lo bueno, se corta en piezas pequeñas, como 5 ó 6 piezas de la pieza más grande, para que quepa en la máquina de hacer pasta, y se van haciendo pasadas en la máquina, de todos los trozos, uno, otro, otro y otro y otro, y se van aplanando. Luego, se pone la máquina de pasta un punto más estrecha, otra vez, pasamos todas las piezas, estrechamos una vez más, volvemos a pasar toooodas las piezas de pasta, que para este punto están empezando a estirarse como por arte magia, tomando el aspecto de lenguas gigantes, igual de 40 centimetros de largo, la máquina tiene 7 niveles de grosor, al final quedan piezas como de un metro y pico largo, es para verlo… Cuando esta esto hecho, se dejan secar un rato en una mesa, pueden ser unas horas, un día… Nosotros lo dejamos como media hora y fue suficiente, y se cortan pequeñas, como de 20-30 cm, lo que sería un espaguetti normal. Y empieza el show, la máquina se pone en posición de corte, con la anchura de corte que queramos, y se van pasando las piezas…

Aquí las “lenguas” secando, ya veis los cortes como de 20-30cm

Aquí empezando a hacer spaguettis de verdad, currando un poco.

“Plano detalle”

“Plano detalle 2”

“La máquina en acción”

“Foto artística de nuestro fotógrafo favorito” 😛

Jejeje, ¿veis el concepto? ¿Mola eh? Nunca lo habíamos hecho, y aquí en Argentina les gusta mucho la pasta, y saben de que va el tema. Después solo queda hervirla, que en 5 minutos como mucho ya esta, esto es fresco a tope…

“Juanjo dando el toque final”

“Hirviendo…”

Y a comeeeeeeer one more time!!! La acompañamos con pollo en salsa de soja, esto lo hizo ama, quedó buenísimo, la pasta suuuuper suave, entraba sola, era cremita güena jejeje. Para el postre Juanjo nos sorprendió con una tarta-flan… Un puntazo, que tomamos nota de como se prepara, jeje, pero es secreto, que es muy fácil y queda muy bien 😛 Bueno, esto fue un fin de semana, entre semana Iker y yo estamos escalando, (en rocódromo de momento) y le vamos pillando el truco, ya subiremos fotos.
Aita ya ha terminado la mesa y el armario… Hemos conocido a una vecina super legal, profesora de matemáticas (hoy la visito yo, a ver que podemos aprender). Y eso, cogiendo el ritmo a este gran sitio, “Capilla pone el ritmo, Capilla te mide” eso nos decía una señora de Capilla, gran verdad, nosotros damos fe, no es un sitio cualquiera. De momento eso es todo familia y amigos, esperamos noticias vuestras!!!!