Cambios de rumbo…

Hola gente!!!

Bueno, hace unos días que no os contábamos aventuras desde la querida Bariloche… La verdad es que han sido uno días movidos en los que hemos aprendido mucho…

Lo más escandaloso fue la erupción del volcán Puyehue… Nada, a unos 100 kilómetros de donde nosotros estábamos, que lleno la ciudad de ceniza, a raíz de las fotos que hemos estado subiendo hemos tenido chorrocientas mil visitas, jaja, vaya tela.
Bueno, aquello ya cambiaba los planes que podíamos traer en un principio, la gente de aquí estaba bastante confundida en cuanto al ¿que va a pasar? Y claro, tratar de encontrar trabajo, casa o algo estable en ese estado de incertidumbre era algo así como imposible. No osbtante, habíamos venido para eso, así que “Nos quedamos a probar” fue lo que dijimos cuando se presento la oportunidad con Aita y Gustavo de volver para Capilla. Pasó el lunes, pasó el martes… Y aunque la ciudad empezaba a retomar la normalidad, las incógnitas sobre la “temporada” seguían siendo grandes. Dos días Iker y yo, sin mucho que hacer… La desesperación empezaba a aparecer, jeje, y eso que cocinamos pizzas, lentejas… Nos lo estábamos montando muy bien. Pero una nueva incógnita apareció… ¿Y si no tenemos que estar aquí? Quiero decir, ¿realmente nos hace falta vivir el estar aquí sin saber bien lo que va a pasar y con todo este lio? ¿que es? ¿por la aventura? ¿por el dinero? Llegó a parecer que el volcán explotó para darnos la señal, jaja, pedimos disculpas por las molestias ocasionadas… : P
Incluso con estas preguntas latentes, habíamos decidido quedarnos, porque, aunque fuera cierto eso del volcán, teníamos que intentarlo…
Bueno, se hizo miércoles y ya la cosa empezaba a complicarse… Salíamos con mascarilla a la calle, casi no había gente, el tiempo estaba raro, todo lleno de ceniza… Los ánimos empezaban a verse afectados, y la “respuesta” empezaba a salir a flote… “¿No tenemos nada que hacer aquí, verdad?” Nos fastidiaba reconocerlo pero así era… Así que, sin cortarnos ni un pelo, nos compramos los billetes de vuelta. “Tengo para el jueves y para el domingo” Nos dijo el de la tienda… “Bueno vale, nos lo pensamos y volvemos” Era miércoles, esperar hasta el domingo!! Se nos hacía imposible… ¿Pero tan pronto la vuelta? ¿estábamos realmente seguros? Nos fastidiaba reconocerlo pero si… Así que el jueves se ha dicho, “Que nos pongan un par de tickets que nos vamos lejos!!” Jaja, Los ánimos ya estaban arriba otra vez. Estábamos haciendo las maletas esa noche cuando leo el correo… “Chicos, les estaba intentando contactar, espero que sigan en Bari, mañana tienen la entrevista de trabajo”
Nos quedamos locos Iker y yo, “¿que clase de juego es este?” “¿Que clase de prueba?” jaja, podría escribir que la decisión ya estaba tomada, y que no fuimos ni a la entrevista… Pero no sería cierto, ¿somos humanos al fin y al cabo no? Así que si, nos toco cambiar el billete, (no tuvimos problemas, primera señal de que la cosa podía tener arreglo) y fuimos a la entrevista… Porque, realmente habíamos venido a eso ¿y si esta era la respuesta? ¿y si por fin se arreglaban las cosas? Bueno, al salir de allí ya sabíamos que aquello no era para nosotros.. Segunda confirmación (la primera era el volcán : P ) de que tal vez este no era el lugar, el momento… Más duro de aceptar si cabe… “¿Y ahora que hacemos?” Ya estábamos casi derrotados, cuando cambiamos el chip…
“Lo hemos hecho” “Hemos venido y lo hemos intentado” “Hasta hemos cambiado el billete para ver que se podía hacer realmente” “Pero esta aventura ya ha terminado” No era una derrota o una victoria, porque no había habido ninguna batalla, solo que se la aventura terminó antes de lo que esperábamos “Aquí ya esta todo el pescado vendido”
Así que (esta vez dejamos pasar un par de días, por si acaso) activamos el billete de nuevo, y hoy, domingo volvemos para Capilla… ¿Que vamos a hacer? Ni idea, pero después de todo esto, estamos a tope para empezar con lo que sea…

Así acaba esta etapa en Bariloche, ¿Os ha gustado la historia? jejeje seguro que volvemos, pero este no era nuestro invierno… En un rato pillamos el bus y en 22 horitas nos ponemos en Córdoba. Besos a todos!!!