La vuelta…

Supongo que todo tiene un final, los ciclos, las etapas, las épocas de la vida…
Nuestra aventura por la Patagonia empezó a acabarse el día que salimos del Chaltén hacía el Calafate, en ese momento Iker y yo ya suponíamos que hoy estaríamos en casa (no lo publicamos para dar la sorpresa a Aita y Ama) Así que pasamos un día en Puerto Madryn, y el sábado por la noche nos subimos al autobús, nos esperaban 20 horas hasta llegar a Córdoba. Un cambio rápido de autobús  y en cinco minutos enfilábamos las 3 últimas horas de viaje hacía Capilla. Sorpresón para aita y ama, y Iker y yo, durmiendo por fin en nuestras camas.
En este largo viaje hemos hecho kilómetros a saco, hemos hecho tropecientas mil horas de bus… Y hemos aprendido, vivido, reído, soñado, visto lugares mágicos, conocido gente increíble… Dios, sentimos que estamos ante el principio de algo grande, esta era la preparación, el bautizo de fuego…

Cómo adelanto os dejamos una foto en el Perito Moreno, los próximos días vamos a hacer la crónica del viaje en imágenes, que ya es hora, de momento, muchísimos besos a todos los que hemos conocido en el viaje, a todos los que nos leéis, y por supuesto a la familia y los amigos muchas gracias por estar ahí.

 

Os queremos.

Anuncios

Partimos

Escribo somnoliento, son las siete y veintisiete del viernes veinticinco.
Como ya sabeis, estamos en Bariloche, un trozo de nosotros se queda aquí, no puede ser de otra manera, nos ha cautivado…
Pero ayer nos toco empezar a despedirnos, así que donde mejor que en el lago, nos dimos una pequeña remojadita de pies, el agua estaba helada… Pero se disfruto mucho. Volvemos a casa. A nuestra realidad en Capilla, llevamos toda la semana calculándolo, ya esta bien de bajar no? En la ribera del rio me quede un rato solo, en la playita, Iker se fue a hacer fotos y yo empecé a pensar “El próximo lo hacemos más largo, ya seguiremos, que buenos los viajes que se hace la gente a lo loco” Y entonces dije… Nos vamos al Calafate, ya volveremos.
“Iker” Le miré, “Iker…” Le aguante la mirada y no hizo falta decir más “¿nos bajamos no?” me dijo, jajaja, nos entendemos.
Así que a las 9 pillamos un bus y en 27 horitas de nada, a las 13 del sábado llegamos al Calafate
Love of lesbian tocan en Londres, ayer vimos que Zahara esta allí, que va a ir a verlos… Que buenos son
y he soñado con Zahara y todo, jaja, que locura. Esta bien hacer arte, hacer música, nosotros estamos viajando, la verdad es lo que queremos hacer en este momento…
Nos vamos a los glaciares…
Buenos días!

Viaje a Isla de pascua: Surfeando los nuevos tiempos

Hola familia, amigos y visitantes!!!!

Aquí estamos de nuevo, recuperándonos de los últimos cambios de rumbo en la aventura, aprendiendo a surfear en lo variable…
Bueno, os cuento lo que ha pasado desde el principio;

Como sabeis, el jueves día 10 de marzo, arrancábamos la aventura a Isla de Pascua con un destino, Valparaíso, al otro lado de los Andes. Esa noche, la pasamos en la estancia Tambillos, la finca donde fueron hace unas semanas Iker, Aita y Ama. Yo (Endika) no había estado, y la verdad es un sitio fascinante, solo estuvimos una noche, pero capte la esencia del lugar, y, sobretodo de los que viven allí, Chiquito, Doña Silvia, Marcelo, Valeria… Gente de la que en un rato aprendí muchísimo, Iker ya me había comentado que valían la pena, y si, doy fe. Fue una pena estar solo una noche, pero valio la pena.
El viernes 11 de marzo, a las 6 sonaba el desertador y a las 7 o así arrancábamos rumbo a la Cordillera, la cruzaríamos por el paso del indio. Serían las 9 creo cuando tuvimos que parar porque estábamos a los pies del mítico Aconcagua… Imposible no hacerle fotos… Vaya tela! Y menudo viento helado que bajaba, son los Andes chaval…

Después de un buen rato  más por la carretera entre las cordilleras llegamos a las aduanas, al complejo libertadores… Vaya tela esto de cruzar fronteras, encima suelen estar suuuuuper pérdidas, ni más ni menos que donde se acaba el país, y llegas y hay gente trabajando que te atiende… Digno de ver, de verdad. Mientras hacían los papeles del coche, unos trabajadores  del Ministerio de Agricultura chileno, nos comentaron lo del terremoto (algo habíamos oído en la radio y insistimos en transmitir nuestra solidaridad con las víctimas, porque vaya la que se ha montado) y sus consecuencias a este lado del globo… Alerta del Tsunami en toda la costa del pacífico… “tenemos idea de ir a Isla de pascua” decíamos con la boca pequeña… Inocentes! Nos contaban que según como llegara la ola a Isla de Pascua sería el medidor para saber como llegaría a la costa, por ejemplo a Valparaíso, la cosa empezaba a dar respeto.

De repente, el aduanero argentino nos decía que estaba todo bien, pero que el coche no podía pasar a Chile…
Era para verlo, los cuatro allí perdidos en medio de los Andes, venga a pasar camiones, decidiendo que hacer; ¿Nos vamos Iker y yo en bus para Chile? ¿Volvemos los cuatro? ¿Dejamos el coche y bajamos a Chile todos en bus? Menos mal que hacía buen día y que fuimos con tiempo, así que la situación no se hizo caótica. En un momento de la reunión nos llamo Mario “No quiero asustarlos, pero ha habido un terremoto en Japón y la costa del pacífico esta en alerta… ¡No vayan! Quedense y esperen a mañana” Había muchas variables en juego, nuestro famoso viaje, ¿que iba a pasar con él? El coche, la costa…
Mantuvimos la cabeza fría y tomamos la que creemos fue la mejor decisión. “Mira, ha habido un terremoto en Japón (si te parece poco…) y hay alerta de tsunami (si te parece poco…), así que… ¡tira otra vez para la Argentina que todavía la liamos!” Jaja, y nos volvimos, a la protección de la cordillera, gracias a dios al final parece que no ha pasado nada en Chile, pero toda la costa estaba evacuada, en alerta por tsunami… ¡cualquiera bajaba! Vaya tela chavales!
“Lo’ hermano’ en ruta, como no queremos tener disputa, pues nos volvemos antes de tener que mojarnos los pies” jajaja, alguna movida así iba cantando Iker…
Así se dieron las cosas para que el viernes tras dios sabe cuantas horas en el coche (gracias aita!) aparecieramos en Tunuyán, la ciudad que aita y ama querían visitar. Descansamos y digerimos la movida de ir a la cordillera y volver en el mismo día y el sábado por la mañana, con la cabeza en su sitio, tomamos decisiones.
¿Queríamos aventura no? Pues hala, con desastre natural y todo, cambio de planes, cambio de rumbo y nos mantenemos arriba, surfeamos el nuevo viaje… Nos vamos a Mendoza, lo decidimos en Tunuyán al levantarnos y a las 12:00 de la mañana del sábado estábamos en el autobús despidiéndonos de aita y ama, la aventura continuaba.
Mendoza… Vaya ciudad más impresionante, no parece Argentina, por lo menos no parece la Argentina que habíamos conocido… ¡Que calles! ¡Que avenidas! Cuanta cantidad de árboles por dios… ¡Que parques!


Nos ha explotado la cabeza con Mendoza, ha valido mucho, mucho la pena. Teníamos un hostel visto, Empedrado hostel, y allí que fuimos los dos valientes, y que buena pinta tenía, pero ¡no había camas! Lástima, porque de verdad pintaba bien. De hecho, la chica de recepción fue la que nos acompaño a otro cercano Punto urbano, y aquí estamos, parece algo así como un hostel pensión, pero estamos a nuestro rollo… Terminando de digerir el cambio de rumbo y viendo hacía donde tiramos…
“Hermanos en Ruta, la ruta de los glaciares”
¿Os suena bien o que? Bueno, esta vez vamos a ir poco a poco, después de no poder bajar a la costa, la verdad es que nos quedamos un poco desganados, contemplando incluso la posibilidad de volver a Capilla… Pero el espíritu aventurero renació, surfeamos la situación y vinimos a Mendoza… Y bien, la cosa salió bien, ha salido perfecto.
¿Siguiente destino? ¿Vais a hacer la ruta de los glaciares? Bueno… La verdad es que hemos llegado a un punto en el que no hay nada de nada escrito, y mejor, porque creemos que así tiene que ser. Nos estamos guiando por el estado de ánimo que tenemos, ni siquiera por el espíritu aventurero, que a veces te puede llegar despistar. ¿Nos vamos a la otra costa? ¿Volvemos a casa que ya es hora? ¿Seguimos para abajo?  Si en el otro viaje todo era posible, ahora lo es más que nunca.
En el rato que estuvimos en el Empedrado hostel, ví un folleto que me llamo la atención ¿Eco hostel Malargüe? Pensé, el caso es que pintaba bien. Lo guarde, me conecté a la página… Y, como nos pillo de humor y con ánimo, probablemente mañana al mediodia aterricemos por allí, espero que tengan camas libres, son unas 6 horas de autobús desde Mendoza, ya lo hemos preguntado, con lo que sea os seguiremos contando…
Muchos besos a todos, de verdad, ahora si que si, estamos en la ruta!!

A cuidarseeeeeeeee!!!!