Cambios de rumbo…

Hola gente!!!

Bueno, hace unos días que no os contábamos aventuras desde la querida Bariloche… La verdad es que han sido uno días movidos en los que hemos aprendido mucho…

Lo más escandaloso fue la erupción del volcán Puyehue… Nada, a unos 100 kilómetros de donde nosotros estábamos, que lleno la ciudad de ceniza, a raíz de las fotos que hemos estado subiendo hemos tenido chorrocientas mil visitas, jaja, vaya tela.
Bueno, aquello ya cambiaba los planes que podíamos traer en un principio, la gente de aquí estaba bastante confundida en cuanto al ¿que va a pasar? Y claro, tratar de encontrar trabajo, casa o algo estable en ese estado de incertidumbre era algo así como imposible. No osbtante, habíamos venido para eso, así que “Nos quedamos a probar” fue lo que dijimos cuando se presento la oportunidad con Aita y Gustavo de volver para Capilla. Pasó el lunes, pasó el martes… Y aunque la ciudad empezaba a retomar la normalidad, las incógnitas sobre la “temporada” seguían siendo grandes. Dos días Iker y yo, sin mucho que hacer… La desesperación empezaba a aparecer, jeje, y eso que cocinamos pizzas, lentejas… Nos lo estábamos montando muy bien. Pero una nueva incógnita apareció… ¿Y si no tenemos que estar aquí? Quiero decir, ¿realmente nos hace falta vivir el estar aquí sin saber bien lo que va a pasar y con todo este lio? ¿que es? ¿por la aventura? ¿por el dinero? Llegó a parecer que el volcán explotó para darnos la señal, jaja, pedimos disculpas por las molestias ocasionadas… : P
Incluso con estas preguntas latentes, habíamos decidido quedarnos, porque, aunque fuera cierto eso del volcán, teníamos que intentarlo…
Bueno, se hizo miércoles y ya la cosa empezaba a complicarse… Salíamos con mascarilla a la calle, casi no había gente, el tiempo estaba raro, todo lleno de ceniza… Los ánimos empezaban a verse afectados, y la “respuesta” empezaba a salir a flote… “¿No tenemos nada que hacer aquí, verdad?” Nos fastidiaba reconocerlo pero así era… Así que, sin cortarnos ni un pelo, nos compramos los billetes de vuelta. “Tengo para el jueves y para el domingo” Nos dijo el de la tienda… “Bueno vale, nos lo pensamos y volvemos” Era miércoles, esperar hasta el domingo!! Se nos hacía imposible… ¿Pero tan pronto la vuelta? ¿estábamos realmente seguros? Nos fastidiaba reconocerlo pero si… Así que el jueves se ha dicho, “Que nos pongan un par de tickets que nos vamos lejos!!” Jaja, Los ánimos ya estaban arriba otra vez. Estábamos haciendo las maletas esa noche cuando leo el correo… “Chicos, les estaba intentando contactar, espero que sigan en Bari, mañana tienen la entrevista de trabajo”
Nos quedamos locos Iker y yo, “¿que clase de juego es este?” “¿Que clase de prueba?” jaja, podría escribir que la decisión ya estaba tomada, y que no fuimos ni a la entrevista… Pero no sería cierto, ¿somos humanos al fin y al cabo no? Así que si, nos toco cambiar el billete, (no tuvimos problemas, primera señal de que la cosa podía tener arreglo) y fuimos a la entrevista… Porque, realmente habíamos venido a eso ¿y si esta era la respuesta? ¿y si por fin se arreglaban las cosas? Bueno, al salir de allí ya sabíamos que aquello no era para nosotros.. Segunda confirmación (la primera era el volcán : P ) de que tal vez este no era el lugar, el momento… Más duro de aceptar si cabe… “¿Y ahora que hacemos?” Ya estábamos casi derrotados, cuando cambiamos el chip…
“Lo hemos hecho” “Hemos venido y lo hemos intentado” “Hasta hemos cambiado el billete para ver que se podía hacer realmente” “Pero esta aventura ya ha terminado” No era una derrota o una victoria, porque no había habido ninguna batalla, solo que se la aventura terminó antes de lo que esperábamos “Aquí ya esta todo el pescado vendido”
Así que (esta vez dejamos pasar un par de días, por si acaso) activamos el billete de nuevo, y hoy, domingo volvemos para Capilla… ¿Que vamos a hacer? Ni idea, pero después de todo esto, estamos a tope para empezar con lo que sea…

Así acaba esta etapa en Bariloche, ¿Os ha gustado la historia? jejeje seguro que volvemos, pero este no era nuestro invierno… En un rato pillamos el bus y en 22 horitas nos ponemos en Córdoba. Besos a todos!!!

Anuncios

Surfeando la nube de ceniza…

Última hora: Hemos hablado con Aita por teléfono, salió con Gustavo de Bariloche ayer lunes por la mañana, y han llegado hoy a las 07:00 de la mañana. Nos decía que el viaje ha sido bastante complicado… 30 centímetros de ceniza a la salida de Bariloche… La policía y el ejercito controlando en tránsito. El coche que se iba parando… La ruta esta complicada por lo que nos dice. O sea que a aquellos que vayan a atravesar Neuquén, desde aquí les recomendamos no hacerlo. Por suerte Aita y Gustavo han llegado bien a casa. Un saludo desde aquí para ambos y para Moira.

Buenos días queridos lectores, amigos y familiares, menuda la que se ha montado. Bueno os ponemos al día, si ayer os enseñabamos las fotos de la ceniza asentadas por la lluvia, esa misma tarde dejó de llover y Bariloche se vió envuelta en una nube de polvo y arena. Realmente pasear por las calles era bastante desolador, el clima frio y seco, tampoco ayudaba mucho a subir el ánimo de los Barilochenses y turistas. No obstante, seguía habiendo cierto movimiento por las calles. Resaltar el hecho de que si el otro día no era necesario llevar mascarilla, ayer todo el mundo llevaba una puesta, y ciertamente el ver a todas las personas de tu alrededor con mascarilla ayuda bastante a bajar los ánimos y aumentar la sensacion de caos. Es curioso cómo cuando cambia el entorno de una manera tan fuerte en cuestion de horas, el subconsciente se ve alterado, y cómo el animo de la gente decae, se siente el miedo en el aire. Sólo eres realmente consciente de todas las comodidades que tienes cuando poco a poco las vas perdiendo. Por suerte ayer por la noche empezó a llover y parece que ha estado lloviendo toda la noche, lo cual ha vuelto a ayudar a asentar la nube de polvo. Pero por otra parte la acumulación de cenizas en una de las estaciones eléctricas ha dejado a Bariloche sin luz desde las 4:30 am hasta aproximademete las 13:00, (ahora son las 13:30) Esto sumado a la fina lluvia y el cielo encapotado que nos han acompañado durante toda la mañana, han contribuido a hacer el ambiente pesado y sentir cómo todo el mundo estaba atravesando este momento complicado. Pero ¡oh, sorpresa! En cuanto ha vuelto la electricidad, el día ha clareado y se han ido parte de las nubes, y la energía del lugar ha cambiado drásticamente, la gente ha salido de casa y se veían muchísimos más coches circulando… ¿Subconsciente colectivo? Puede ser…

Por nuestra parte cómo siempre tratamos de hacer la lectura energética de todo este proceso que estamos viviendo, mantenemos la calma y sabemos que todo esto ocurre por algo, que el planeta está cambiando y somos testigos de ello. Por nuestra parte estamos bien, sabemos sobreponernos a estas situaciones y no dejarnos llevar por el miedo y por la paranoia colectiva, mantener la armonía en medio del caos. Esto es todo de momento, nos despedimos mandando saludos para Josu que ya lleva dos comentarios seguidos (algo nunca visto) para Raúl, comentarista habitual y para amatxu que sigue toda esta locura desde los Bilbos, un abrazo fuerte para todos!! Ah! y también para un tal “Hombre de 8 bits” que me han dicho que suele pasarse por aquí!

Os dejo con unas fotos de antes y después de la lluvia de ceniza para que podáis apreciar el impacto medioambiental que ha causado, un abrazo fuertísimo de Endika y mío.

A parte del evidente cambio de clima podemos observar que lo que antes era una playa de piedras, se ha convertido en una playa de arena volcánica